Los hombres más civilizados se han transformado en auditores voraces, pero há no escuchan. Usando el sonido articulado como uma especie de droga, nos hemos olvidado de exigir a lo que escuchamos significado y valor. Em la música primitiva, por el contrário, significado y valor san cualidades de la máxima importancia.